El peeling punta de diamante es un procedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel y está indicado para mejorar la apariencia y textura de la misma. Básicamente, es una forma de exfoliación que usa sustancias o tecnología para renovar las capas dérmicas. Ideal a realizar cuando se busca aumentar la luminosidad de la piel. Es rápido, sencillo y altamente recomendable 2 o 7 días previos a un gran evento donde la cara debe lucir maravillosa. 

El peeling punta de diamante es un método de última tecnología, consiste en la exfoliación de la capa superficial de la piel, dejando ver la piel fresca que se encontraba debajo de la capa de piel envejecida. Como resultado se obtiene un cutis con mejor aspecto, color parejo y manchas menos visibles.